Los programas militares secretos en Ucrania contra Rusia

0
80

Estados Unidos se comprometió –en 2016– a poner en manos del gobierno ucraniano ‎armamento suficiente como para librar y ganar una guerra contra Rusia. Con ese objetivo, el ‎Departamento de Defensa de Estados Unidos organizó en Ucrania un programa de investigaciones biológicas con fines militares y además envió secretamente a Kiev ‎cantidades enormes de material nuclear. Esos datos modifican radicalmente la lectura ‎de esta guerra. No fue Moscú.

El 4 de marzo de 2022, durante un ataque de las fuerzas especiales ucranianas contra la central ‎nuclear de Zaporijia –que ya estaba en manos de las fuerzas armadas rusas– un proyectil ‎provocó un incendio en un laboratorio adyacente. La opinión pública internacional creyó entonces que los ‎beligerantes se habían vuelto locos y que habían estado a punto de provocar una catástrofe ‎nuclear. Pero el objetivo real del ataque era otro.

Hace poco reapareció un video grabado durante la visita del senador estadounidense John McCain ‎a Ucrania, en 2016. En ese video se ve al hoy fallecido senador McCain en compañía de su ‎colega y amigo Lindsey Graham y del entonces presidente de Ucrania Petro Porochenko. Los dos ‎senadores estadounidenses visitaban Ucrania en el marco de una misión del Senado de ‎Estados Unidos. Pero McCain era además el presidente del International Republican Institute ‎‎(IRI), la rama republicana de la National Endowment for Democracy (NED). Hoy se sabe que el IRI ‎realizó un centenar de seminarios para los líderes de los partidos ucranianos de derecha –‎incluyendo a los banderistas, cuyos abuelos colaboraron con los nazis durante la ‎Segunda Guerra Mundial.

En el video mencionado, los senadores estadounidenses John McCain y Lindsay ‎Graham se dirigen a oficiales del entonces “Batallón Azov”, la principal formación paramilitar ‎banderista. Eso no debe sorprender a nadie. El senador John McCain siempre sostuvo que ‎Estados Unidos tiene que asociarse con los enemigos de sus enemigos, sin importar su ideología, ‎llegando incluso a defender sus contactos personales con los terroristas del Emirato Islámico ‎‎(Daesh) contra la República Árabe Siria. ‎

‎Antes de la intervención rusa ‎en Ucrania, hemos desarrollado la idea de que los discípulos de Leo Strauss –los “straussianos”– ‎sólidamente incrustados en las administraciones estadounidenses, ya venían ‎planificando un enfrentamiento militar contra Rusia y China. ‎

Describimos como el regimiento Azov se convirtió en el soporte paramilitar ‎de los banderistas ucranianos y mencionamos la visita que el senador estadounidense John McCain ‎hizo en 2016 a esos admiradores de la colaboración con el III Reich [1].

El fallecido senador John McCain no era straussiano… pero durante su campaña ‎electoral de 2008 –siendo candidato a la presidencia de Estados Unidos– tuvo como consejero a ‎Robert Kagan, quien, aunque siempre ha evitado que lo clasifiquen como straussiano, es uno de ‎los discípulos más influyentes de Leo Strauss [2].‎

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí