Antibioterroristas dejaron París y preparan una marcha en Bruselas

0
436

Imitando al movimiento de los camioneros de Ottawa, los automovilistas franceses están llegando a París luego a Bruselas. Los “convoyes de la libertad” han salido desde el miércoles de varios puntos del país rumbo a la capital, aunque el prefecto de París ha prohibido cualquier concentración en la ciudad este fin de semana. Emmanuel Macron ha llamado este viernes a mantener “la mayor calma”.

 
Miles de camiones, carros, motos y caravanas son esperados este viernes y este fin de semana en la capital francesa.

El movimiento, que se autodenomina “convoy de la libertad”, tiene como objetivo bloquear París hasta que se les concedan varios puntos, a saber, el levantamiento de las restricciones sanitarias y del pase de vacunación, pero también reivindicaciones salariales y hasta la dimisión del gobierno. Se identificó que la mayoría de los organizadores están vinculados con el movimiento de los chalecos amarillos.

Miles de manifestantes también tienen previsto participar en unas marchas en la capital, la principal partiendo desde la Plaza del Palacio Royal hasta el Ministerio de Sanidad, el sábado.

La prefectura, que ha prohibido estos bloqueos, ha reforzado la seguridad en París con el despliegue de nuevas unidades de policía. 7200 policías y gendarmes serán movilizados en la capital este fin de semana. Las autoridades temen posibles actos violentos como los que ocurrieron durante las manifestaciones de los chalecos amarillos, que empezaron en 2018.

En una entrevista concedida a Ouest-France durante su estancia en Brest este viernes, el jefe de Estado dijo que “todos estamos colectivamente cansados por lo que hemos vivido en los últimos dos años. Este cansancio se expresa de varias maneras: con desorden en algunos, con depresión en otros. Vemos un sufrimiento mental muy fuerte entre nuestros jóvenes y no tan jóvenes. Y a veces, este cansancio también se expresa en forma de ira. Lo escucho y lo respeto”, sin embargo, instó a la “mayor calma”, concluyendo: “necesitamos concordia, mucha buena voluntad colectiva”.

Un movimiento inspirado de los ‘truckers’ de Ottawa 

En Canadá, el movimiento empezó con camioneros que critican las medidas sanitarias que les afectan, como la obligación a vacunarse para poder cruzar la frontera con Estados Unidos. Se convirtió poco a poco en una protesta general contra las medidas sanitarias en su conjunto y contra el gobierno.

Desde hace casi dos semanas, los manifestantes bloquean la capital, paralizando el centro de la ciudad y algunas carreteras estratégicas, incluyendo las rutas fronterizas. Los bloqueos ya provocaron consecuencias económicas y un cansancio por parte de las autoridades. Estados Unidos pidió este jueves que los poderes federales canadienses intervengan para detener la protesta y la policía de Ottawa amenazó con detener a los manifestantes que bloquean las calles.

Al contrario que en Canadá, los franceses no se manifestarán con grandes camiones ya que generalmente pertenecen a las empresas y no a los conductores. Viajarán en coches y motos, la mayoría.

Jean-Marie Azais, un jubilado que participa en el convoy procedente del suroeste afirmó a Reuters, “Llevamos tres años dando vueltas… Miras a los canadienses y piensas ‘es maravilloso lo que están haciendo’, en ocho días, algo simplemente hizo clic”.

Simpatizantes agitan banderas y aplauden mientras los conductores de camiones y coches, que forman parte de un "convoy de la libertad" de camino a París, llegan a Lyon, Francia, el 10 de febrero de 2022.
Simpatizantes agitan banderas y aplauden mientras los conductores de camiones y coches, que forman parte de un “convoy de la libertad” de camino a París, llegan a Lyon, Francia, el 10 de febrero de 2022. © GABRIEL BONNAVEIRA via REUTERS

Concentraciones prohibidas en París 

Las concentraciones están prohibidas en la capital hasta el lunes y los participantes se enfrentan al riesgo de multas o incluso detenciones. La Prefectura anunció este jueves en un comunicado que “se pondrá en marcha un mecanismo específico (…) para evitar los bloqueos de las carreteras, y para multar y detener a quienes infrinjan la prohibición”, que entra en vigor el viernes.

El primer ministro, Jean Castex, afirmó por su lado en una entrevista de televisión que no permitiría “que los ataques virulentos a la vacunación se asocien con la palabra ‘libertad'”. “La libertad de manifestarse y defender su opinión está constitucionalmente garantizada en nuestro país, pero no la libertad de bloquear”, sostuvo.

El convoy, que por el momento es bastante medido, tiene como objetivo bloquear la capital francesa antes de llegar a Bruselas en Bélgica, donde las concentraciones también han sido prohibidas por las autoridades.

Las autoridades francesas indicaron que estaban considerando levantar el pase de vacunación entre marzo y abril, según las tasas de contagios por Covid-19.

Con EFE, Reuters y medios locales

La protesta, que ha pasado por delante de la sede de las instituciones comunitarias, había sido convocada por Europeans United en coordinación con otras 600 asociaciones europeas, según los organizadores. Dicen actuar en nombre de la libertad de expresión y de los valores democráticos y piden un debate público sobre el tema.

Contra la ‘dictadura sanitaria mundial’ en Barcelona

En Barcelona, otra concentración de unas mil personas defedía la libertad y el respeto a los derechos humanos frente a lo que considera una dictadura sanitaria mundial.

Las autoridades regionales catalanas levantaron el viernes algunas limitaciones, como el toque de queda nocturno para determinados municipios establecido tras el pico de contagios que comenzó en noviembre.

Este fin de semana se han sucedido protestas similares en diferentes ciudades de Europa, como París, Estocolmo o Bilbao.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí