SALTATEVE.COM

MUNDO

Siniestra alianza de Facebook y Soros a favor del aborto

La fundación de Soros implicada en la promoción del aborto a nivel mundial, con la National Endowment for Democracy y la Embajada de Gran Bretaña en Colombia.

¿Compartís la nota?

Siniestra alianza de Facebook y Soros a favor del aborto

a red social Facebook usa una web financiada por la Fundación Open Society de George Soros como verificador de información para censurar una campaña lanzada por la plataforma CitizenGo. Esta campaña se llama “La ONU quiere IMPONER ABORTO… con la excusa del coronavirus”, y hasta ahora ha reunido más de 500.000 firmas.

¿Cómo funciona la censura? Cuando un usuario comparte la campaña de CitizenGO a través de su cuenta en Facebook, ésta inserta sobre el enlace el mensaje “Información falsa. Comprobado por verificadores de información independientes”. De allí remite a un artículo del sitio web colombiano llamado “La Silla Vacía”, el cual surgió gracias al aporte financiero de George Soros, conocido promotor del aborto a nivel mundial.

El mencionado sitio argumenta hipócritamente, por un lado afirmando que la campaña de CitizenGo es falsa, porque “la salud sexual y reproductiva no significa aborto”, pero por otro lado reconoce que “los servicios de salud sexual y reproductiva […] incluyen los métodos anticonceptivos; los procedimientos de reproducción asistida; el control y seguimiento del embarazo; la práctica de abortos (sean seguros, espontáneos o por pérdida fetal tardía); y los cuidados posparto y posaborto”.

Otro argumento que esgrime hipócritamente en la página censora es que “en ningún momento la ONU está imponiendo el aborto; de hecho, no tiene la competencia para ello. Lo que se busca es que los países avancen en la garantía de estos derechos”. Si bien es cierto que el organismo internacional no tiene competencia para imponer el aborto, de hecho su accionar pretende ser supranacional, excediendo su competencia. La simple lectura de algunas Declaraciones rubricadas por el organismo muestra y demuestra que la ONU ha sido colonizada desde la década del ’70 por los promotores del aborto a nivel planetario para ser utilizada como dispositivo supranacional para imponer la agenda abortista.

Aunque pretende ser un humilde emprendimiento familiar, “La Silla Vacía” reconoce que la Open Society Foundation impulsó sus inicios y sigue apoyando financieramente su actividad. Y también reconoce que tiene el apoyo de la Ford Foundation,tan importante como la fundación de Soros en la promoción del aborto a nivel mundial, la National Endowment for Democracy y la Embajada de Gran Bretaña en Colombia.

Otros apoyos importantes reconocidos también son los de la Embajada de Canadá en Colombia, Telefónica-Movistar y la empresa de seguros SURA.

Como es habitual en este tipo de procedimientos, La Silla Vacía sostiene fingidamente que es fiel a su independencia, por eso no acepta ningún tipo de aportes o pautas por parte de campañas políticas o políticos, para no afectar su transparencia. Disimula así que la promoción de aborto a nivel mundial es un proyecto político diseñado, planificado e impulsado por el poder corporativo financiero privado internacional desde mediados de los años ’60, a través del accionar de la familia Rockefeller, Henry Kissinger, Zbigniew Brzezinski, George Soros, William Henry Gates (Bill Gates), etc.

Y en forma falaz sostiene que “no tiene ningún contrato con el Estado”, cuando reconoce que dos Embajadas de primer nivel la subsidian.

Como ocurre en todos los países hispanoamericanos, el Imperialismo Internacional del Aborto difunde su siniestra política genocida subsidiando emprendimientos nativos como el colombiano, que actúan como quintas columnas de sus países o como ejércitos cipayos, que difunden “en idioma español” los dogmas, criterios, planes y proyectos redactados en inglés en las sedes matrices de Londres y Nueva York.

En rigor de verdad, La Silla Vacía está vacía de patriotismo, pero está colmada y llena de cipayismo servil y traición a su historia patria.