SALTATEVE.COM

VATICANO

Francisco: De la crisis salimos asumiendo cada uno su parte de responsabilidad

El Papa dedicó su catequesis de al principio de subsdiariedad, que da esperanza de un futuro más sano y justo

¿Compartís la nota?

Francisco: De la crisis salimos asumiendo cada uno su parte de responsabilidad
“Para salir mejores de una crisis como la actual, que es una crisis sanitaria y al mismo tiempo social, política y económica, cada uno de nosotros está llamado a asumir su parte de responsabilidad, es decir compartir la responsabilidad”, dijo el papa Francisco durante la audiencia general de este miércoles 23 de septiembre, celebrada en el Patio de San Dámaso del Palacio Vaticano. “Tenemos que responder no solo como individuos, sino también, a partir de nuestro grupo de pertenencia, del rol que tenemos en la sociedad, de nuestros principios y, si somos creyentes, de la fe en Dios”, advirtió. Sin embargo, el Papa reconoció que “a menudo muchas personas no pueden participar en la reconstrucción del bien común porque son marginadas, son excluidas o son ignoradas; ciertos grupos sociales no logran contribuir porque están ahogados económica o políticamente”. “En algunas sociedades, muchas personas no son libres de expresar la propia fe y los propios valores. Si las expresan, van a la cárcel. En otros lugares, especialmente en el mundo occidental, muchos auto-reprimen las propias convicciones éticas o religiosas. Pero así no se puede salir de la crisis, o en cualquier caso no se puede salir mejores. Saldremos peor”, afirmó. En esta línea, el Santo Padre recordó que “después de la gran depresión económica de 1929, el Papa Pío XI explicó lo importante que era para una verdadera reconstrucción el principio de subsidiariedad” y añadió que “tal principio tiene un doble dinamismo: de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba”. Por un lado, el Papa destacó que “cuando los individuos, las familias, las pequeñas asociaciones o las comunidades locales no son capaces de alcanzar los objetivos primarios, entonces es justo que intervengan los niveles más altos del cuerpo social, como el Estado, para proveer los recursos necesarios e ir adelante” y citó como ejemplo que “debido al confinamiento por el coronavirus, muchas personas, familias y actividades económicas se han encontrado y todavía se encuentran en grave dificultad, por eso las instituciones públicas tratan de ayudar con intervenciones apropiadas”. Por otro lado, el Santo Padre señaló que “los vértices de la sociedad deben respetar y promover los niveles intermedios o menores” y agregó que “de hecho, la contribución de los individuos, de las familias, de las asociaciones, de las empresas, de todos los cuerpos intermedios y tambien de las Iglesias es decisiva” porque “estos, con los propios recursos culturales, religiosos, económicos o de participación cívica, revitalizan y refuerzan el cuerpo social”. “Cada uno debe tener la posibilidad de asumir la propia responsabilidad en los procesos de sanación de la sociedad de la que forma parte. Cuando se activa algún proyecto que se refiere, directa o indirectamente, a determinados grupos sociales, estos no pueden ser dejados fuera de la participación”, exhortó el Papa. Por ello, el Santo Padre pidió que “no podemos dejar fuera de la participación a esta gente” porque “su sabiduría no puede dejarse de lado” y lamentó que “las voces de los pueblos indígenas, sus culturas y visiones del mundo no se toman en consideración”. “Hoy, esta falta de respeto del principio de subsidiariedad se ha difundido como un virus. Pensemos en las grandes medidas de ayudas financieras realizadas por los Estados. Se escucha más a las grandes compañías financieras que a la gente o aquellos que mueven la economía real. Se escucha más a las compañías multinacionales que a los movimientos sociales”, alertó