SALTATEVE.COM

JESUCRISTO

Cáritas ayudó a 2.200.000 personas desde el inicio de la cuarentena

Cáritas Argentina incrementó notablemente su asistencia durante la pandemia, entregando alimentos y kits sanitarios a más de 2.200.000 personas.

¿Compartís la nota?

Cáritas ayudó a 2.200.000 personas desde el inicio de la cuarentena

Desde el comienzo de la pandemia, Cáritas Argentina asistió con alimentos y kits sanitarios a más de 2.200.000 personas, para lo cual debió incrementar la ayuda que brinda a comunidades necesitadas de todo el país.

Además de ayuda material, Cáritas brinda contención humana y acompañamiento espiritual, lo cual resulta necesario en un contexto como el actual, donde la prolongación del aislamiento y el distanciamiento social está teniendo un profundo impacto psicológico y económico en nuestra sociedad.

“Luego de más de 4 meses de cuarentena, la pandemia puso de manifiesto una gigantesca desigualdad social agravada por condiciones de hacinamiento en barrios vulnerables, la falta de servicios básicos como el agua o el gas”, señaló Juan Pablo Gasme, coordinador de desarrollo institucional de Cáritas Argentina. “En paralelo también se agudizó dramáticamente la vida de familias y personas que viven en situación de calle y quedaron abandonados a su suerte, sin peatones ni comercios que los ayuden”, dijo.

“La compleja realidad económica de nuestro país -añadió Gasme- comenzó a escalar a sectores que nunca antes habían requerido asistencia. Hoy estamos ante una nueva realidad, que implica el empobrecimiento de familias trabajadoras (comerciantes, profesionales, pymes) que, por primera vez en la vida, deben salir a pedir ayuda”.

El principal desafío de Cáritas es llevar asistencia, esperanza y oportunidades, brindando ayuda material y acompañamiento espiritual. Por eso, desde el comienzo de la emergencia, la organización caritativa de la Iglesia trabaja en torno a tres ejes estratégicos, con el fin de proteger y contener a los sectores más expuestos de nuestra sociedad.

En primer lugar, el eje alimentario: fortalecer los servicios alimentarios y la asistencia de calle, reforzando la ayuda brindada a través de comedores, merenderos y puestos móviles en la calle. Paralelamente multiplicaron la entrega de bolsones, viandas y kits de higiene.

En segundo lugar, el eje sanitario: Apoyar a los sistemas de salud, creando y fortaleciendo dispositivos no hospitalarios de aislamiento para los más vulnerables.

Por otra parte, el eje ingresos familiares: Facilitar el acceso a las ayudas del Estado, y procurar la reactivación local de las actividades laborales.
 Simultáneamente, se diseñaron e instrumentaron distintas campañas con fines diversos: recaudar fondos, adquirir artículos de primera necesidad y productos de prevención sanitaria, armar bolsones y viandas para las familias, etc.; y se formularon convocatorias a voluntarios de todo el país.

El papa Francisco decía que en esta emergencia “nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados; pero, al mismo tiempo, importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos, todos necesitados de confortarnos mutuamente”.

 Con este espíritu, Cáritas continúa redoblando esfuerzos y hace un llamado a la esperanza y a la generosidad de todos los argentinos para que sigan colaborando con los que más sufren.