OPINIÓN

Economia

Economista De Pablo duro con la economía de Macri

Me refiero a que si uno tiene una tasa de interés del 60% anual, una tasa esperada de inflación del 30% anual, uno tiene que saber que algo va a pasar. No se puede tener en los distintos pedazos de la política económica tasas de inflación implícitas

¿Compartís la nota?

Economista  De Pablo duro con la economía de Macri

Reconoce los desafíos que enfrentará el próximo gobierno. No es entusiasta de un segundo mandato de Macri. Peor de un tercero de Cristina. Con semejante tasa no vislumbra nada bueno. Explica China.

Periodista: ¿Qué reflexión le cabe del momento actual?

Juan Carlos de Pablo: Estamos empantanamos mal, y con esto me refiero a que no hay ninguna modificación fácil. Todo el mundo tiene unas teorías muy elocuentes acerca de lo que habría que hacer, donde generalmente los platos rotos los paga el otro. Ahora estos empates pueden durar de la misma manera que en su casa puede durar una canilla que cierra mal, excepto que ud. la sabe cerrar y voy a su casa e intento cerrarla y me dice “¡me la deja a mí!”. Eso es un mal aguantable, como decía Keynes, que puede durar 20 años. Ahora cuando estamos empantanados mal es porque algunos aspectos no pueden esperar ni 20 años ni uno. Me refiero a que si uno tiene una tasa de interés del 60% anual, una tasa esperada de inflación del 30% anual, uno tiene que saber que algo va a pasar. No se puede tener en los distintos pedazos de la política económica tasas de inflación implícitas muy diferentes porque eso lo único que quiere decir es que el futuro no va a hacer como está en esa planilla, va a ser de otra manera que no sabemos cuál va a ser. La primera reflexión que tengo es que la vida es un continuo, uno arranca 2019 como cerró 2018 y el año pasado cerró con un nivel de arrastre muy pesado en términos de nivel de actividad, muy pesado en términos de suspensiones laborales y con una diferencia de tasa de inflación implícita en las distintas variables que es muy preocupante. Ahora uno mira al Poder Ejecutivo y se encuentra con la historia que venimos viendo desde 10 de diciembre de 2015 que nadie parece estar a cargo. Porque no hay nadie que tenga la camiseta del ministro de Economía, que es el que junta los pedacitos. A mí me gustaría que el Presidente agarrara todos los informes del INDEC y tomara de las solapas a algún funcionario y le diga: “¡Esto no está funcionando!, calmate, fijate y anunciá todo simultáneamente y cruzá los dedos de que nos crean”. Insisto, hay cosas que uno puede lamentar y vivir con esto, pero hay cosas que son rápidamente insostenibles. Venimos de una tasa de interés muy por encima de la tasa esperada de inflación desde hace ocho meses. Se va incubando una situación por la cual te decís algo va a pasar.

P: ¿La reforma laboral es el demonio o la panacea?

J.C.dP: Como digo, tanto en la reforma impositiva u otra, de qué estamos hablando, hablemos en concreto y que hable la gente que sabe. Por ejemplo, la mentada reforma impositiva solo fue para sacarle un trimestre de ajuste a los jubilados, entonces acá hay una cosa grosera. Diciembre contra diciembre la jubilación aumentó 28% y la inflación fue 48% ¿es grosero no?

P: El Gobierno le contesta que ahora recibe un ajuste mayor.

J.C.dP: En 2018 me dijeron eso, “quedáte tranquilo Juan Carlos porque la tasa de inflación va a bajar y el salario real va a subir” y resulta que fue todo lo contrario. Por favor no experimenten más. Acá toqueteamos todo, las fechas de las elecciones, el impuesto tal. Tome por ejemplo el decreto para gravar las exportaciones de servicios, se armó un lío bárbaro ¿ cómo es, si gravamos las de las mercaderías está bien y las otras no? Entonces, si uno va haciendo una medida por vez, individualmente, el involucrado cree que es una venganza no una política económica.

P: ¿Es falta de expertise (ya hace tres años que gobiernan)?

J.C.Dd: Es el estilo. El presidente dice que no necesita un “super ministro”, pero sí un ministro. Vamos a los bandazos. el último ministro en serio fue Lavagna que se fue en 2005. Por ejemplo, el anuncio de que todos los aumentos tarifarios se van a hacer en los primeros meses porque después vienen las elecciones. Me pregunto, ¿alguien cree en el PEN que tiene tanto poder, tanta sintonía fina para hacer eso?, porque de repente si no te creen la lectura que voy a hacer es que se acelera la tasa de inflación a principio de año y si eso es así estaremos en un lío en épocas de elecciones. No me canso de citar a Guillermo Calvo, que dice: la credibilidad o falta de credibilidad es crucial, la misma medida de política económica genera resultados distintos dependiendo de si te creen o no. El 10 de diciembre 2015 a este Gobierno le dabas un beneficio de la duda que hoy no se lo das. Ergo, hoy tenés que ser más duro que en 2015 para que te crean.

P: ¿La sociedad dirimirá entre inmolarse con este Gobierno que no dió pie con bola o con la vuelta del temible kirchnerismo?

J.C.dP: Si se termina polarizando esa será la cuestión. La pregunta es qué espero de un segundo mandato de Macri: “nada”. La gente quiere ver un Macri que no existe. Ahora si va a ser Macri o Cristina, voto a Macri por la misma razón que lo vote en 2015, para que me salve de Cristina y punto. Sin ninguna expectativa. La gente me dice “estoy desilusionada”, y le digo: “Ese es su problema, que se ilusiona”. Yo tomo la vida como viene, pero lo sigo al hombre, hay un estilo M. Cuando en la campaña electoral me digan “quedáte tranquilo Juan Carlos, que ahora sí”, ¿ahora sí qué?, ya me lo dijiste en 2017 y ahora qué. Excepto que le agarre un susto. La historia argentina te dice que cambian la política económica cuando el que toma las decisiones se asusta en serio, no por decisiones intelectuales o debate. El ejemplo es 2018. Hoy, a juzgar por las decisiones de política económica, parecería que no están muy asustados. Podés estar con la alfombra rota pero cuando se desborda la bañadera algo tenés que hacer.

P: ¿Qué le dicen los empresarios y sindicalistas?

J.C.dP: Hoy nadie que tenga una posición ejecutiva está pensando en las elecciones, porque la realidad es tan dramática que su horizonte es mucho más corto. Hoy no se puede esperar que el Gobierno cebe la bomba. El sector privado que blanqueó está lleno de plata. Pero por algo dejaron la plata en otro lado. Están esperando. ¿Alguien los habrá asustado? Escuchando a algunos dirigentes, uno que tiene un ahorro casi tiene que agradecer que no se lo lleven todo. La fuente verdadera de la reactivación está en el sector privado. Pero algunos meten miedo. Por eso hay poca inversión. La pregunta es ¿por qué le dejaron afuera, estamos haciendo algo mal como país?.

P: ¿Gane quién gane, deberá lanzar un plan de estabilización o renegociar con el FMI?

J.C.dP: Seguimos tendiendo más de dos millones de empleados públicos nombrados por el Gobierno anterior, que siguen ahí y se matan de risa de los que dicen que hay hacer un ajuste. Tenemos 3 millones de jubilados que no aportaron y de eso hay miles de cosas. La primera cosa es que tenemos un problema,hay un conjunto de personas que cobran por nada, están becados, los aumentos de los jubilados deberían ser para los que aportaron, hay un millón de jubilados inválidos. son groserías. Para eso hay que tener un planteo como Presidente de que algo hay que hacer porque no funciona. Si no lo cree (chau).

P: ¿Es un problema de diagnóstico?

J.C.dP: La pregunta que hay que hacerse es ¿qué me pasa si no lo hago?

P: ¿Habrá que renegociar la deuda?

J.C.dP: No conozco ningún presupuesto público de aquí en adelante para pagar vencimientos de deuda. Hay varias formas de renegociar pero antes decime algo (como inversor). Si vos querés movilizar los ahorros de los argentinos tenés que hacer un programa a prueba de argentinos que son más exigentes que el FMI.

P: ¿China está entrando en una fase parecida al Japón de los ‘80?

J.C.dP: Es una incógnita. En los ‘60 estaban EE.UU., Alemania y Japón que era la vedette. Japón hace tres décadas que no crece (y me gusta decir que el PBI per cápita sube porque la población baja). O el Gobierno japonés hizo un plan de estancamiento de largo plazo que lo esta cumpliendo exitoso o está haciendo planes de desarrollo que le fracasan sistemáticamente. No lo sé. Pero veamos China, después de la sucesión de Mao y viene luego Deng Xiaoping aprovechando una sequía y una hambruna cambió las reglas de juego del sector agropecuario, y ahí empezó todo. Las reglas muy sencillas: se acerca a un agricultor y le dice qué hace, hago repollo el primero sale para mí y el resto para el Estado, ah ok. cuántos salen, uno. Ahora será al revés, el primero para el Estado y todos los demás para usted, con la misma tierra etc. pasó a producir 30 repollos. China está técnicamente en una transición que le puede llevar 30 años. El PBI puede crecer 8%, 6%, 5%, 4% y algún día será desarrollada y crecerá 3%. Entonces no crecerá a tasas chinas, por eso deben entender lo que pasa. No se puede occidentalizar la mirada de China. Si un empresario vinculado a China que no sabe qué le pasará (cuánto crecerá o si no crecerá). se la juega a que crece y se equivoca, bueno tendrá un exceso de inventarios pero si se juega a que no crecerá y se equivoca le regalará el aumenot del mercado a un competidor. Todos los empresarios apuestan en base a que va a serguir creciendo.

Entrevista de Jorge G. Herrera

Fuente :Ambito Financiero