MUNDO

¿Iglesia de Catacumbas en Pleno 2020?

Es necesario Discernir ante todo los Signos de los Tiempos, que en ellos Dios mismo se manifiesta a la humanidad, y tristemente, no todos los corazones están preparados y en la Gracia necesaria para comprender los misterios Divinos.

¿Compartís la nota?

¿Iglesia de Catacumbas en Pleno 2020?

Es necesario Discernir ante todo los Signos de los Tiempos, que en ellos Dios mismo se manifiesta a la humanidad, y tristemente, no todos los corazones están preparados y en la Gracia necesaria para comprender los misterios Divinos. Cristo mismo ha instituido los Sacramentos como puente de Salvación, especialmente el Bautismo, puerta de los Sacramentos y la Eucaristía, Centro y Culmen de toda la Vida de la Iglesia, de tal manera que todos los seis Sacramentos disponen para la vivencia plena del Pan Único y Partido del Altar. Dios mismo da la Gracia de participar en el Sacrificio Único y Santo, que se ofrece al Padre Eterno en la Cruz, Sacrificio de Adoración, de Reparación, de Alabanza y Petición, y así mismo, se convierte en Sacramento siendo Cristo quien se nos da a nosotros a su vez como alimento de Vida Eterna. Y prueba grande no solo de Purificación y Castigo, es que este mismo Señor, ha de poder privarnos de tan Omnipotente Beneficio. Se ha hecho de la Iglesia un cadáver ambulante porque no se alimenta de la Carne y de la Sangre que Su Señor le ha dado. Hemos temido más a la muerte del cuerpo y hemos entregado a las almas a la muerte. ¿Qué beneficio espiritual da la simulación digital al alma? No es más que un fruto se sentimentalismo estéril y absurdo. Buena es la piadosa práctica de la Comunión Espiritual, pero hay que ser sinceros y no callar, NO guarda ni guardara el mismo Fruto que aquel que postrado de rodillas comulga Verdaderamente en la Hostia Consagrada, el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Jesucristo. Hemos vuelto a los fieles en una idea que solapa al decir: "Han cerrado los Templos, pero se han abierto iglesias Domésticas en cada Hogar", es mentira y un absurdo. La Verdadera Iglesia Doméstica se nutre de la Eucaristía, se nutre de la Comunión Plena entre los Fieles que son el Cuerpo Místico de Cristo reunidos en el Cuerpo Verdadero de Cristo que se Entrega en el Altar. Al recibirle Sacramentalmente, la Familia forma en su Hogar la Iglesia Doméstica que guarda realmente a Cristo Eucaristía como centro de la Vida Familiar. Aún la buena voluntad de los fieles en la unión de la Oración, del Sacrificio, puede mitigar todo esto. No sé engañen, a mis Hermanos Sacerdotes, no engañen a los Fieles. No dejen morir en el alma a las Ovejas por temer más la muerte del Cuerpo. Ojalá como Iglesia tuviéramos tanto está certeza humana en lo espiritual y enseñaramos a nuestros Fieles que existe un virus cientos de veces más mortal que se llama pecado y busquemos erradicarlo estando pegados y disponibles en la Confesión y no como ahora, privandoles de ella. Nosotros, los Pastores, a quienes Cristo ha llamado, debemos ser los primeros en cuidar el alma de los Fieles y no solo los cuerpos. "Temed, dice el Señor, no a aquel que puede matar el cuerpo. Sino a Aquel que puede acabar con el alma", y oh tristeza u decepción, nos hemos convertido en homicidas no de cuerpos, sino de almas. Los Fieles en todo el mundo hacen escuchar su grito: "Abran los Templos. Celebren la Santa Misa". Eso solo lo da la Verdadera Iglesia que Cristo dió al mundo por la Abertura de su Costado en la Cruz. Eso es lo que nosotros, Sacerdotes, podemos dar que el mundo No da. Hemos vuelto a la Verdadera Iglesia de Cristo a lo escondido de las Catacumbas, a lo escondido de las casas y cavernas. Ahí seguirá estando Cristo Rey, reinando en medio del mundo que lo ha opacado. De los que se dicen fieles y callan aceptando bajo una manipulada obediencia ser abandonados y dejados a la deriva. Ahí estará Expuesto Cristo Eucaristía, en los rincones, rodeado de algunos fieles que desafían al mundo, que desafían a los hombres, conscientes de que vale más la Vida Eterna que la vida pasajera que ahora se nos presta. Viviendo la Cruz de la incomprensión, del verse como rebeldes, los inconscientes. Pero que saben perfectamente en Quién han puesto su fe y su confianza, cuando la inmensa mayoría se ha recargado sobre una torre de naipes débiles que acabará callendo sobre su propio peso. Y en ese instante, buscarán a Su Señor, pero ya No estará más en medio del mundo, visible, latente, porque lo han eclipsado a la vista de todos y aplaudida la abominación por la gran mayoría de los que se llaman a sí mismo fieles. No es necesario ser profeta, ni ser visionario. Solo pedir al Espíritu Santo el Discernimiento que el mundo quiere callar. Porque el Señor lo concede a quien se lo pide con rectitud de corazón, pero huye a quien lo pide no por amor a conocer la verdad, sino por la soberbia de saberse sabio cuando su espíritu es el vientre tan lleno de podredumbre. El mundo no conoce a Dios, no porque no se le haya revelado ya, sino porque el mundo y los que son del mundo han preferido cerrar los ojos, taparse los oídos. El que tenga oídos que escuche y el que tenga su visión, que despierte."