ARGENTINA

Justicia

Stornelli a indagatoria por red parajudicial

RAMOS PADILLA LO CONVOCÓ PARA EL 7 DE MARZO ACUSADO POR ESPIONAJE - Casal inició investigación para contener daños. Cisma en Comodoro Py y giro del fiscal de Dolores, que ahora pide que causa pase a Capital Federal.

¿Compartís la nota?

Stornelli a indagatoria por red parajudicial

Un tsunami se desencadenó en los tribunales federales de Comodoro Py luego de que el juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla llamara a indagatoria al fiscal Carlos Stornelli para el próximo 7 de marzo, acusado de haber colaborado con las maniobras ilegales que llevaba adelante el falso abogado Marcelo D’Alessio. La conmoción se trasladó inmediatamente al edificio de Retiro, donde hubo reuniones frenéticas por las implicancias políticas de llamar como acusado al investigador principal de la causa “cuadernos”. El resultado fue que la Procuración General a cargo de Eduardo Casal finalmente decidió abrir un expediente disciplinario contra el fiscal como lo había pedido la Justicia de Dolores. Sin embargo, un juego de pinzas se activó para insistir en que todas las actuaciones terminen en el despacho de Julián Ercolini que lo había reclamado: la discusión por la jurisdicción no sería tema si no se tuviera como certeza histórica que Comodoro Py jamás investiga a fondo a ninguno de los “suyos”.

Ramos Padilla avanzó con la medida que precipitó los acontecimientos en la previa de feriados para la actividad judicial. Citó para el segundo día hábil de la semana próxima al fiscal, considerando que hay “elementos de prueba suficientes” sobre la participación de Stornelli en “las maniobras vinculadas con las operaciones de inteligencia y espionaje ilegales” que realizaba D’Alessio. Tres hechos puntuales lo vinculan: el conocimiento de que el falso abogado iba a contactar al empresario Pedro Etchebest (todavía no se sabe si tuvo participación en la extorsión y en el pedido de dinero); la realización de una cámara oculta al abogado José Manuel Ubeira; y una operación de “ablande” y “apriete” sobre un exdirectivo de PDVSA para convertirlo en arrepentido en otra causa. La defensa de Stornelli anunció que se presentará en el expediente. Su intención podría ser declarar por escrito, sin temor a una detención por su investidura. De todas formas, el “daño” político para el fiscal está dado en su sola convocatoria como acusado. Hubo varios rumores sobre intenciones de empresarios de “cuadernos” sobre apuntalar los señalamientos sobre el fiscal. La conclusión podría derivar en la contaminación de la prueba que obra en el expediente. Una sorpresiva reunión entre Stornelli y Casal en la tarde de ayer, luego de que se confirmara la apertura de un sumario disciplinario por su imputación penal, generó murmullos en ambientes judiciales donde hasta deslizaron la posibilidad de un eventual pedido de licencia del fiscal para descomprimir la crisis que se desparramó por todo Comodoro Py y adyacencias.

Ramos Padilla gatilló además declaraciones testimoniales de presuntas víctimas mientras resuelve la situación procesal de los exjefes de la Policía Bonaerense Aníbal Degastaldi y Ricardo Bogoliuk. Esperará pericias sobre los aparatos electrónicos encontrados en los allanamientos. Bogoliuk se negó a declarar. Su despacho estaba bastante cerca del de Silvia Majdalani, N° 2 de la actual Agencia Federal de Inteligencia. La sorpresa fue la pista que está siguiendo el juez en el caso de quienes aparecen como instigadores de la extorsión y otras maniobras ilícitas: “Los reportes de D’Alessio no sólo se circunscribieron a estas operaciones ilegales de espionaje que perjudicaron a Etchebest, PDVSA y Marcelo Brusa Dovat, sino que también abarcaron otras áreas, como por ejemplo los informes de inteligencia que realizó sobre los periodistas del programa televisivo ‘Animales Sueltos’ y cuya fuente de información fue el periodista Daniel Santoro, a quien D’Alessio señala en sus reportes de inteligencia como su amigo”. Esos informes también iban a parar a manos de Bogoliuk, según la indagatoria.

El tema Stornelli se coló en la reunión del Consejo de la Magistratura que discutía los alcances de la marcha que ayer se convocaba a tribunales con el leitmotiv de la presunta corrupción judicial pero mirada desde la óptica de la acusación contra el juez Luis Rodríguez, otro protagonista en la “guerra de carpetazos” que se desató en Comodoro Py. Los consejeros jueces se sulfuran con los artículos “operados” desde los medios y las convocatorias fogoneadas por el oficialismo. Los consejeros del PRO desempolvan expedientes contra Ramos Padilla y la información que se recibe de Rodríguez está lejos de ser reveladora. En esa discusión, se revolearon el asunto Stornelli para subir la temperatura del debate.

Sin embargo, el fiscal de Dolores Juan Pablo Curi mutó su apoyo a Ramos Padilla y dictaminó ayer que todo debe mudarse a Comodoro Py porque hubo hechos que no ocurrieron en Dolores en el incidente de inhibitoria. Si Ramos Padilla resiste el expediente, el siguiente capítulo lo escribirá la Cámara Federal de Mar del Plata. Como adelantó este diario, el objetivo central del fuero más político es aplacar este escándalo.