España pagará las indemnizaciones de las farmacéuticas si la vacuna falla

0
62

Si las vacunas contra el coronavirus llegaran a fallar, la responsabilidad, al menos en Europa, sería de los laboratorios, pero los que pagarían las indemnizaciones serían los Estados Miembros. España, entre ellos. Es el acuerdo al que está llegando la Comisión Europea con los diferentes fabricantes de la vacuna contra el Covid-19. Unos contratos cuyos pliegos y condiciones no han sido desvelados por el órgano de gobierno de la UE, pero cuyo contenido ha sido confirmado.

A día de hoy, Europa ha firmado ya cuatro contratos de compra anticipada de la vacuna contra el Covid-19. En el mes de agosto se cerró el acuerdo con AstraZeneca para la adquisición de 300 millones de dosis, y la misma cantidad es la que va a llegar de la vacuna desarrollada por la farmacéutica francesa Sanofi-GSK. De forma paralela, la Comisión Europea compró también 200 millones de dosis de la vacuna de Johnson & Johnson, con la posibilidad de adquirir dos tramos posteriores de 100 millones cada uno.

En total, mil millones de vacunas, a los que habría que sumar otros 300. Es la cifra que contempla el acuerdo de Europa con la farmacéutica Pfizer anunciado por la presidenta de la Comisión Úrsula von der Leyen. De todas ellas, a España le corresponde, aproximadamente, “un 10% del total de cada una”, aseguran desde el ministerio de Sanidad.

[ El Gobierno podrá obligar a los españoles a vacunarse del Covid-19 a través de la Ley 3/1986]

Hace una semana,  en exclusiva se adelantó que la farmacéutica AstraZeneca quiso imponer al gobierno argentino una cláusula de exención de responsabilidades por la que no cabría reclamación si la vacuna contra el coronavirus no funcionara como se esperaba. Aunque Alberto Fernández se negó a aceptar esta condición, los términos en los que las empresas están negociando los contratos al otro lado del charco podrían indicar que se esté repitiendo la misma fórmula en Europa. ¿Asumen las farmacéuticas la responsabilidad si la vacuna falla?

El periodismo ha trasladado esta pregunta al ministerio de Sanidad. El equipo de Salvador Illa, escueto, responde únicamente que los contratos que negocia la Comisión Europea “respetan plenamente la Directiva europea de responsabilidad por daños de los productos”. Se trata de la Directiva 85/374/CEE del Consejo, de 25 de julio de 1985, que dicta un régimen de responsabilidad estricto para los productos defectuosos aplicable en todos los Estados miembros.

El texto recoge en su primer artículo que “el productor será responsable de los daños causados por los defectos de sus producto” y más adelante detalla que se considerará defectuoso un producto cuando “no ofrece la seguridad a la que una persona tiene legítimamente derecho , teniendo en cuenta todas las circunstancias”. Entre ellas incluye “el uso que razonablemente pudiera esperarse” de él.

De esta norma podría deducirse que serán las empresas farmacéuticas las últimas responsables de los daños que pudiera producir la vacuna contra el coronavirus, si no fuera porque la Comisión Europea no dice lo mismo.

Tras la respuesta obtenida por Sanidad, el periodismo se contactó con la institución europea para confirmar que esos eran los términos en los que se estaba negociando la compra de las más de mil millones de dosis. Y, aunque aseguran que en los acuerdos se “respeta plenamente” la Directiva, la Comisión confirma a este medio que las atribuciones de las responsabilidades no serán exactamente esas: “Los acuerdos de compra anticipada de la Comisión Europea prevén que los Estados Miembros indemnicen al fabricante por determinadas responsabilidades contraídas en condiciones específicas y estrictas”.

Están dispuestos a cubrir financieramente algunos de los riesgos de las empresas para garantizar que las vacunas estén realmente disponibles para los ciudadanos de la UE

Esto confirma que España y el resto de países que se han sumado a la compra de vacunas de la Comisión, aceptan indemnizar a las farmacéuticas por algunos de los “riesgos” que se hayan contraído a la hora de desarrollar la vacuna. La responsabilidad, afirman desde el órgano de gobierno de Europa, “sigue siendo de las empresas”. Pero quienes pagarían por esa responsabilidad, en el caso de que las vacunas fallasen, son los Estados Miembros.

“Los fabricantes de vacunas están produciendo mucho más rápido que en circunstancias normales, hablamos de 12-18 meses en lugar de una década o más”, explican desde la institución europea. Los países han metido prisa a las farmacéuticas y por eso “están dispuestos a cubrir financieramente algunos de los riesgos de las empresas para garantizar que las vacunas estén realmente disponibles para los ciudadanos de la UE”, aseguran fuentes de la Comisión Europea a este medio.

“Necesitamos actuar lo más rápido posible para poner fin a esta crisis sanitaria sin precedentes y proteger a los ciudadanos”, justifican desde la institución. Afirman que aceptar pagar las indemnizaciones a las que tuvieran que hacer frente las farmacéuticas “no significa que comprometamos la seguridad de una futura vacuna, ni que cambiemos las normas de responsabilidad”. Aunque al mismo tiempo sí confirman que los 27 estados miembros adheridos a la compra de vacunas se hacen cargo de los peligros que pudieran entrañar, “a fin de compensar estos elevados riesgos asumidos por los fabricantes”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí